skip to Main Content

GRATITUD

 

Gratitud es una palabra que contiene o almacena mucho más de lo que expresa su definición. Gratitud, según el diccionario El Pequeño Larousse, es un sentimiento de estima y reconocimiento que una persona siente hacia otra que le ha hecho un favor o servicio, y a la que desea corresponder. Webster’s dictionary: the state of being grateful; thank-fulness. Breve definición aunque precisa. “el estado de ser agradecido; dar las gracias agradecido o simplemente: thankfulness: gratitud”. También existe una definición de gratitud proveniente de investigaciones psicológicas: Una emoción social que indica o señala nuestro reconocimiento de cosas o acciones que otros hacen por nosotros.

Saliéndonos de su definición, ¿Cuál es su importancia en la vida de una persona? Ser una persona agradecida tiene grandes consecuencias en su vida. Entonces, gratitud no es una condición o sentimiento que se manifiesta o practica unas veces y otras no. No. Gratitud es un sentimiento inherente o inculcado tal vez en los primeros años de la vida de una persona. Seguirá con ella por el resto de su vida como la bondad. Cuando una persona con este sentimiento recibe un favor o beneficio de otra, no solamente da las gracias sino que intenta resarcirlo o retribuirlo de alguna manera.

Por supuesto, pudiera darse el caso de que una persona carente de este sentimiento devuelva un favor con otro a una persona. Pero será debido a intereses o conveniencias personales, ajenas al significado de la palabra. En este caso no lo hará por agradecimiento, sino por satisfacer una necesidad o conveniencia propia con el objetivo de mantener la relación para posibles nuevos beneficios. Si la persona receptora del favor o beneficio no percibe a la persona que lo suministra como alguien con posibilidades de futuros beneficios, el beneficiado seguramente se abstendrá de devolver el favor.

Según estudios de un líder mundial en este sentimiento, Robert Emmons, y de otros investigadores en la materia, las personas que conscientemente reconocen la gratitud como una bendición son más felices y menos deprimidas. Es decir, aquellas personas que están conscientes de que cuando hacen un favor o ayudan de algún modo a otras, sienten una gran satisfacción.

Contrariamente, las personas egoístas, avaras, en general, no son propensas a ayudar a nadie. Esto los convierte en seres mezquinos, miserables, pobres de espíritu y, por ende, infelices y hasta amargados. Dar es recibir, dice un adagio. Y es que si cuando haces un favor no esperas obtener nada material a cambio, recibirás satisfacción, alegría de haber hecho un bien a alguien sin interés alguno.

Una vez me contaron una fábula en prosa, posiblemente conocida por algunos, aunque vale la pena ponerla como ejemplo de lo que representa la gratitud:

Un hombre muy rico no se sintió bien, ya viejo, y temió morir sin haber nombrado a un heredero. Entonces concibió la idea de fingir estar arruinado y solicitar ayuda a sus familiares más allegados. Al conocer la noticia de voz del propio supuesto pariente arruinado y que pedía ayuda, todos le dieron la espalda. El hombre extendió la funesta noticia a algunos amigos y obtuvo el mismo resultado. Como último recurso le confesó su difícil situación económica a su mayordomo. Éste, tras oírlo alarmado, dijo: señor, qué pena. Yo tengo guardado mis ahorros de toda mi vida, no es mucho pero lo pondré a su disposición porque usted siempre fue bueno conmigo y me conmueve que ahora haya perdido toda su fortuna. A este hombre, su mayordomo, leal y agradecido hasta el final, le dejó toda su fortuna. En este relato hay obviamente una doble gratitud. La gratitud de uno exalta y promueve la gratitud del otro. Ambos fueron gratificados mutuamente sin que mediara el menor interés material, aunque finalmente redundó en una recompensa material a aquél que mostró tanta bondad y desprendimiento.

Existen algunos resultados de investigaciones científicas que muestran beneficios a la psiquis cuando ponemos en práctica este valiosísimo recurso emocional, sentimiento, conocido por gratitud:

1. Abre puertas a nuevas relaciones de amistad. Es decir, no solamente nos beneficiamos espiritualmente cuando mostramos a otros nuestra gratitud, sino que también nos permite ampliar nuestra red de amigos.

2. Mejora nuestra salud porque sentimos menos estrés, dolores de cabeza y hasta menos depresión. Esto es a consecuencia de sentir satisfacción de hacer un bien. No es sólo dar gracias por un favor sino también manifestar nuestro agradecimiento de algún modo. Nos hace dormir mejor y en consecuencia nos permite llevar una vida más placentera.

En resumen:

-Aumenta nuestra felicidad en muchos aspectos porque reduce los sentimientos negativos que resultan tan tóxicos a la psiquis y al cuerpo.

-Nos hace ser menos materialistas y, en consecuencia, más espirituales.

-Mejora nuestra salud en muchos aspectos porque nos hace menos vulnerables al odio, el egoísmo, la ansiedad y nos produce una percepción menos hostil de la vida y de los seres humanos que nos rodean.

-Nos hace más humildes, pacientes y hasta ganamos en sapiencia.

Recuerdo las palabras de un analista social y político, Sánchez Grass: Ser bueno es más importante que ser importante. Y es que el malo necesita muchos recursos para vivir “bien”, pero como cada vez necesita más, sin importar los medios de conseguir su riqueza, siempre será infeliz. Además, el bienestar, el sentirse feliz en ciertas etapas, solamente está asociado a un ser bueno en sentido general. Éste es un sentimiento, una manifestación del alma. Los malos tienen un nivel espiritual demasiado bajo o inexistente. Es un pedazo de materia y la materia no siente. Haz bien y no mires a quién, reza otro adagio. Veamos ahora la opinión de algunos famosos pensadores o filósofos de distintas épocas sobre la gratitud:

·        Cuando comas frutas, recuerda aquél que plantó el árbol. …Proverbio vietnamita

·        Por mi parte estoy casi contenta justamente ahora, y muy agradecida. Gratitud es una emoción divina: ésta llena el corazón, no dando un vuelco súbito; ésta le da calor, pero no fiebre. …Charlotte Brontë

·        No hay compromiso más urgente que dar gracias. …James Allen (Escritor inglés, 1864-1912)

·        Es un hombre sabio quien no sufre por las cosas que no tiene que hacer, sino quien se regocija por las que tiene que hacer. …Epictetus

·        Piglet notó que aun teniendo un corazón pequeño, éste puede almacenar una gran cantidad de gratitud. …A.A. Milne(Autor inglés, 1882-1956)

·        Seamos agradecidos a la gente que nos hace feliz; ellos son los increíbles jardineros que hacen florecer nuestras almas. …Marcel Proust

·        No eches a perder lo que tienes por desear lo que no tienes; recuerda que lo que posees ahora fue una vez entre las muchas cosas que deseaste tener. …Epicurus

·        Cultiva el hábito de ser agradecido por cada cosa buena que te llega y dar gracias continuamente. Y porque todas las cosas han contribuido a tus logros, debes incluirlas en tu gratitud. …Ralph Waldo Emerson

·        Si el único rezo que dijiste fue gracias, eso es suficiente. …Meister Eckhart (Teólogo, filósofo y místico alemán, 1260-1328)

·        Gratitud no es solamente la mayor de las virtudes, pero la madre de todas las otras. …Marcus Tullius Cicero (Cicerón)

·        Nosotros debemos encontrar tiempo para detenernos y agradecer a la gente que hizo una diferencia en nuestras vidas. …John F. Kennedy

Leave a Reply

Back To Top
Skip to toolbar